Publicidad
Login: (Registrate!)
Tripulantes a bordo
SailingZona | Todo el mundo de la Vela | Veleros Barcos Noticias Ocasión Navegación
Sábado, 21 de Octubre de 2017
Consejos Prácticos de Navegación
 

Vivir a bordo

Una nueva tendencia se acentúa en el medio náutico: la vida a bordo de familias, parejas, solos y solas. Variadas son las causas y más los detalles de este modo de vida que no es nuevo pero que se muestra hoy día de una manera destacada.

El concepto de barco como una construcción que transporta a personas por el agua y que fue utilizado para el conocimiento del mundo y la expansión de muchos reinos, estados y naciones a lo largo de la historia, lleva en si el criterio de morada. El servicio embarcado y la misma guía de la nave han dado siempre la idea plena de la vida a bordo durante períodos prolongados.

Siempre hubo marinos que vivieron en su barco más allá de la conquista o la expansión. Pescadores, traficantes, comerciantes. Es casi un clásico la figura del marino o capitán en su nave que era su refugio en las tormentas y morada en los puertos.

El barco deportivo partiendo de la simple barca o chalupa se fue convirtiendo en una pequeña morada flotante para dar comodidad en cortos períodos a aquellos que hacían de la vida marítima un proceso y tiempo de esparcimiento y deporte. Esto sigue siendo así. Y el confort ha ido permitiendo que las personas pasemos mayores tiempos con mejores comodidades en nuestros barcos.

Como un reflejo de la vida en todo el mundo nuestro país muestra igual que países de América y Europa la tendencia de cada vez mas personas viviendo a bordo de barcos deportivos. Cuando decimos viviendo nos referimos a tener en su barco el asiento principal de su vida, de su familia y de su persona.


Esto ocurre en marinas privadas y en clubs. Así como en espacios de amarres municipales de la rivera que desde antaño han sido ocupados por navegantes para su amarre y vida constante de abordo. De variadas esloras, mangas y disímiles materiales. Barcos grandes o chicos, de madera o metal o plástico. A vela o motor son las embarcaciones en las que muchas personas viven permanentemente

¿Porqué elegir vivir a bordo?

Las razones son variadas. En algunos casos el amor al agua y al medio que le rodea, en otros la necesidad nacida de problemas económicos muy diversos y entre ellos la perdida del hogar por economía o divorcio. En algunos casos una elección de vida y la fantasía de un viaje como transmundistas o su próxima realización..

No es este un fenómeno local. Es algo que existe en todos los puertos. En EEUU la vida a bordo se realiza en muchísimos barcos y para mucha gente preferentemente en casas flotantes algunas que navegan y otras que son simplemente flotantes y transportables. Y valga la acotación que este sistema de vivienda o embarcación no ha tenido eco en nuestro sistema social aunque hoy se están desarrollando algunos proyectos al respecto en nuestro medio. En EEUU son muchas las marinas que rechazan absolutamente la vida a bordo y la comprobación de esta situación es automáticamente la expulsión sin mas miramiento del trasgresor. En España el vivir a bordo es algo muy común en los puertos. El Port Vell en Barcelona tiene mas de 150 personas que viven abordo permanentemente. Algunos inclusive eligen un barco para vivir sin saber navegar y solo con nociones de mantenimiento. En Francia quienes viven a bordo se transforman en guardianes de los puertos municipales (gran mayoría) que no tienen ningún tipo de custodia y adonde las embarcaciones amarradas sufren el embate de los Okupas que se apoderan de una embarcación y sus objetos ante la larga ausencia de sus propietarios y de lo cual vemos que las largas ausencias abordo tampoco son un privilegio de nuestra idiosincrasia. Hay personas que viven a bordo en embarcaciones amarradas en el río Sena y que pagan miles de euros por los derechos de amarre de un antiguo y gran barco de transporte. Lo que nos muestra que no es este un tema de ser pobre o vivir en el barco como él ultimo eslabón de una desgracia sino que el hacerlo es hasta en muchos casos una elección respaldada por una posición económica sin problemas. En España se analiza a menudo los costos de las marinas que tienen para un pantalan bien ubicado en un puerto respetable costos que para nosotros serian siderales además de los de mantenimiento. Por ello al tratar este tema nuestros hermanos españoles lo primero de dicen es “¡Analiza bien!”.

Y al llegar a este punto debemos diferenciar el vivir a bordo en vez de hacerlo en una casa o departamento del transmundismo que es el recorrer el mundo en barco y viviendo en nuestra nave. Ambos temas son elecciones de vida pero... distintas.

¿Cuál es, en nuestro medio, la actitud que tienen el club o marina a la hora de tener embarcaciones con gente que vive a bordo?

Se puede decir que en general no imponen restricciones o situaciones especiales a las personas que hacen de su vida cotidiana abordo mas allá del cumplimiento de las normas o estatutos que a todos involucran. Anecdóticamente un yatch club incrementó sustantivamente hace un tiempo sus tarifas para aquellos que vivían a bordo. Se interpretó que no deseaba un target de embarcaciones que tuviera macetas en la popa o colgara ropa en los nervios. Algunos amarristas salieron huyendo y otros pagaron por valorar su cercanía con la city.


En nuestro medio el vivir en el barco tiene económicamente una serie de ventajas para quien elige hacerlo: en el costo del amarre van involucrados una serie de servicios que son comunes a cualquier marina o club por ejemplo disponer de agua corriente, electricidad, servicio de recolección de basura, estacionamiento gratuito y vigilado, seguridad las 24 horas del día y un medio en el cual los delitos se mantienen ajenos. En algunos casos un restaurante durante toda la semana y su correspondiente quincho con parrillas disponibles. Desde luego sanitarios y duchas las 24 horas. Servicios telefónicos y de conexión a Internet son posibles de instalar fácilmente en aquellos amarres que no los brindan desde el vamos y dentro de la cuota habitual. Sumamos a ello centros de compra a la misma distancia que si estuvieran en una casa y una tranquilidad muy razonable y en contacto con la naturaleza con un escenario que ha de variar sin duda de acuerdo al lugar en que amarre la embarcación.


A la hora de la elección habrá que contemplar si el grupo familiar tiene niños en edad escolar o sus miembros son varios, y si se encuentra el amarre alejado de la City han de necesitar más de un vehículo para poder movilizarse. Si la vida nos obliga por necesidad laboral o personal a acceder a la ciudad todos los días se pueden incrementar los costos de combustibles y peajes de acuerdo a la ubicación del amarre.

Un tema especial es que involucra pasar de una casa “normal” a vivir en el barco. En muchos casos y al vender o alquilar el inmueble aparece la necesidad de guardar muebles u objetos en algún lugar. En otros directamente quedar con lo mínimo/máximo necesario conforme la nueva morada abordo. Un amigo que recientemente ha realizado el proceso de pasar a vivir en su barco nos contaba que tuvo que desprenderse de una piedra que hace veinte años un día llevo a su casa y que ahí se dio cuenta de todo lo que el ser humano tiene, junta o colecciona de manera inútil en la vida sin darse cuenta y valga saber por que ocultas razones. Así quienes deciden pasar a vivir en el barco desde una confortable casa en la ciudad se encuentran muchas veces vendiendo sus pertenencias a amigos o amigos de amigos y haciendo un breack entre lo que se tiene y no se usa hacia lo imprescindible o necesario a la hora de vivir en un ambiente limitado sin duda por el espacio disponible. Proceso nada fácil dentro de una economía de consumo y nuestra presencia en ella.

A la hora de guardar elementos personales muchos club brindan a sus socios casilleros o locker amplios para su servicio. Normalmente en ellos los dueños de barcos guardan motores, pinturas y diversos elementos náuticos que usaran a menudo o nunca. Muchas personas que viven a bordo encuentran en este “ropero inmenso” la posibilidad de tener un espacio extra al que tienen a bordo. Muchos guardan ropas y elementos de confort que utilizan por momentos o temporada haciendo de este modo su vida un poco mas acomodada en la nave.

Charlando con una persona que esta haciendo el pase a vivir en su nave atento un proyecto de larga navegación para el futuro nos contaba de sus descubrimientos de confort. Así su nuevo barco tiene una línea a la que conecta el agua corriente y las canillas operan de esta manera. Cuando navega utiliza el agua de los tanques como normalmente lo hace cualquier barco.

¿A que se dedican los que viven a bordo?

Hay profesionales, artistas, comerciantes, jubilados, profesionales de la náutica, y una inacabable lista de actividades. Solos, parejas y familias enteras. En algunos casos la vida familiar nos muestra un crucero grande con lavarropa en la cubierta y que nunca suelta amarras. En ese mismo barco un perro y a su banda amarradas dos motos de agua de los jóvenes de la familia. En otros un pequeño barco con una baja cabina en el cual vive un solo o sola y con el cual sale además a navegar todos los fines de semana.

¿Quién va a vivir a bordo no vuelve a una casa en la ciudad? A lo largo de los años en contacto con navegantes he conocido varios casos de personas que han tenido su ultimo momento abordo en el barco en que vivían. Otras personas abandonan el vivir en su barco pues cambian los parámetros que les han llevado a ese modo de vida. En algún caso solucionan el problema económico que les llevara a vivir en la nave o en otros casos aparecen situaciones personales como el caso por ejemplo de un hijo que no acepta o soporta vivir abordo y no tiene edad suficiente para vivir solo. Y ello obliga a la familia a hacer un cambio –como muchas veces ocurre en la vida- para dar paso a nuevas experiencias o volver a las anteriores.

Y en ese sentido podemos decir que aquellas personas que viven a bordo tienen nada mas ni nada menos que la posibilidad de recrear lo que muchos otros hicieron durante siglos antes que ellos. Por iguales o diferentes motivaciones o razones. Que sin duda son admirados o envidiados por otros que no pueden o podrían jamás hacer lo mismo. Que han decidido vivir su vida –valga a saber por cuanto tiempo- de una manera especial, en un ambiente que les recibe y les da en su estar una de las más bellas disponibilidades del ser humano: la naturaleza.


 
Veleros Nuevos
Veleros Ocasión
Calendario
Noticias
Meteo
Consultorio
  Foro
Puertos
Fotomatón
SailingTube
Test PER
SailingTV
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Son productos de:
Logo Ediciones Foro Digital
Logo BikeZona Logo BikeZonaTV Logo FitnessZona Logo SailingZona

© 2008 Copyright Ediciones Foro Digital S.L. | Aviso legal | Publicidad | Enlázate | Sugerencias | Webmaster