Publicidad
Login: (Registrate!)
Tripulantes a bordo
SailingZona | Todo el mundo de la Vela | Veleros Barcos Noticias Ocasión Navegación
Domingo, 20 de Agosto de 2017
Consejos Prácticos de Navegación
 

Las Embarcaciones auxiliares

Las embarcaciones auxiliares son aquellas que la mayoría de los navegantes desean incorporar a su embarcación y muchas veces cuando lo han logrado no saben que hacer con ellas.

La historia de la navegación nos muestra constantemente figuras, dibujos y nos otorga relatos de embarcaciones ancladas y de las cuales se desprende una nave menor concurriendo a embarcar o desembarcar pasajeros o a la búsqueda de agua o provisiones. La náutica deportiva al evolucionar ha incorporado la embarcación auxiliar la que ha ido presentado diversas opciones en su tamaño y materiales hasta arribar a nuestros días a una muy amplia gama de posibilidades.

Las embarcaciones auxiliares tienen valor agregado importante en la navegación: el confort por un lado, y por otro la seguridad. El auxiliar constituye un apéndice en cualquier embarcación. Nos permite extender el disfrute de la náutica y realizarla de una

Ha de constituir también una fabulosa herramienta al momento de una varadura o de realizar amarres a boyas o islas. Del mismo modo servirá como asistencia y solución en variados problemas que una embarcación pueda tener como ser la perdida de su hélice, la falla del motor principal, y hasta en la absoluta premisa de la seguridad han de constituir el elemento de abandono de la nave. Ni que decir de tirar una segunda ancla para asegurar el fondeo o evitar el borneo.
Comprar provisiones y abastecernos sin necesidad de mover el barco principal que en cierto tipo de travesías resulta sumamente interesante y económico a la hora de tiempos aplicados a la navegación. Trasladar personas y visitar amigos.

Auxiliares en las regatas: ¿Existen?

Normalmente se visualiza al auxiliar como propio del navegante de crucero y los regatistas jamás llevarían uno para no agregar peso inútil, sin embargo los auxiliares están en las regatas.

Colocan boyas, orientan participantes y movilizan jurados o miembros de Comisión de regatas

En la copa América sus organizadores nos informan que los auxiliares neumáticos han sido en las competencias del 2005 tantas como 54 unidades en las que se aplicaron 10.000 horas hombre a bordo de ellas.

Que eslora tiene un auxiliar.

La eslora ha de ser proporcional al barco. Y a la necesidad. Barcos grandes pueden tener de auxiliar un pequeño bote o uno más grande dotado de todas las comodidades. Muchas veces vemos barcos de 24 pies con un semi-rígido de 4.50 a remolque y con el titulo de “auxiliar” colocado en sus bandas o popa. Con lo que descubrimos que su propietario además de tener dicho auxiliar es amante de la pesca. En grandes esloras de charteo el auxiliar puede ser una lancha mediterránea de 45 pies.

¿Que tipos de auxiliar?

Las embarcaciones auxiliares pueden ser rígidas de madera, plástico o aluminio o bien neumáticas o inflables y en este caso presentarse la opción de semi-rígidos o totalmente neumáticos con quillas inflables y pisos en madera o aluminio.

Diferencia entre rígidos y semi rígidos o inflables

Los botes inflables brindan frente a los rígidos mayor seguridad al momento de ingreso de aguas en el interior en cantidad. Un rígido se puede hundir. Un neumático difícil. Los neumáticos al tener divididos sus pontones en sectores dan seguridad de siempre mantener algo inflado y poder constituir un asidero a sus ocupantes. Un semi-rígido permite unir prestaciones. Pontones altos defienden de la ola y establecen una mayor seguridad de los ocupantes a la vez que otorgan mayor estabilidad de la embarcación, penetran mejor las olas que los meramente inflables y no son afectados sus fondos por golpes contra objetos sumergidos.

Creatividad en auxiliares

Un modelo de auxiliar que muchos transmundistas llevan es un bote pequeño rígido que es cortado en dos o tres partes de popa a proa y al cual se le realizan espejos como tantos cortes se hacen. Entonces estos botes rígidos se llevan desarmados colocando estudiadamente una parte dentro de otra y de ese modo el navegante en poco mas de un metro puede llevar desarmada una embarcación auxiliar de 3 o cuatro metros y al llegar a una caleta, isla o puerto el navegante toma los dos o tres pedazos y los une con tornillos por sus “espejos” y de esa manera logra disponer de un bote adecuado para sus desplazamientos Algunas embarcaciones lleva como auxiliares una moto de agua, un kayak tradicional o bien un kayak tipo mar de la cual obtienen resultados a veces mas que satisfactorios por el tipo de prestaciones que el flotante en cuestión les brinda.
En Europa se comercializan botes “plegables y rígidos” que son transportados en el portaequipaje de un auto o en pañoles de barco y se arman como un mecano por sus bandas y piso y en diferentes esloras admiten vela y hasta motorización de media potencia. Cubren un mercado de auxiliares y de personas que por este medio llega a la navegación en pequeños estuarios o ríos sin compromiso.

Que motorización

Los auxiliares en general se expresan a motor por su eslora y la resistencia del espejo.
Bajo este esquema desde un 3.3 hp a un 15 caballos estamos en general en condiciones de impulsar a distintos botes. Claro que la velocidad ha de ser diferente y el servicio también. Un motor de 3.3 nos permitirá desembarcar, ayudarnos en las tareas de amarre, visitar amigos y sondear ante la duda algún fondeadero o paso. Un motor de mayor envergadura nos permitirá navegaciones más rápidas y hasta la posibilidad de auto asistirnos en el caso de una varadura permitiéndonos salir de dicha situación. Si el motor tiene potencia y las condiciones son adecuadas un auxiliar ha de servirnos para remolcar nuestro barco ya sea por un cabo o acoderados al mismo.

El peso de los auxiliares

Es proporcional a su eslora, a la potencia que puede colocarse al motorizarlo y al tipo de piso que lo conforma. El peso es determinante a la hora de moverlo. Si deseamos algo que podamos desplazar hacia arriba del barco solos y sin ayuda pues deberemos pensar en bote simple y motorización pequeña.. Si disponemos de cómodos pescantes o de una pluma el tema peso va perdiendo importancia.

Adonde llevarla

Esto nos plantea diversas situaciones. Las grandes esloras llevan sus auxiliares sobre sus cubiertas, Fly o en sus popas sea plataformas o en pescantes. Los mueven con plumas generalmente eléctricas y no tienen problemas de espacio o peso. Algunos barcos inclusive disponen de “garajes” en sus popas en los cuales guardan un semirrigido o jet o motos de agua. Además disponen en general de potencia sobrante para remolcarlos.

El problema de adonde llevar el auxiliar se da en las esloras medias. Y en los veleros. En la vela las esloras amplias tienen la alternativa del pescante o de llevar un auxiliar en la cubierta. En las esloras medianas y chicas nace el problema de adonde llevar el auxiliar y de este modo en pequeñas singladuras se sacrifica velocidad por auxiliar o bien en derroteros largos se lo lleva desarmado para armarlo al llegar a destino.

Ante condiciones adversas es recomendable que el bote situado en el pescante este sin su tapón de drenaje y sin motor a la vez que adecuadamente trincado para evitar golpes contra el barco que deterioren a este o al auxiliar.

Si se lo lleva en cubierta el auxiliar debe ubicarse dado vuelta y trincarse adecuadamente. Este sistema permite tener el bote listo y que no interfiera en los veleros con el uso de la vela evitando a la vez el embarque de agua por olas o lluvia.
El remolque de un auxiliar es un quita velocidad y aumenta combustible. Que en los veleros que navegan a 5 o seis nudos se siente de manera especial.
Con todo ello el remolque es valido para pequeños trayectos y siempre con dos cabos para evitar perder nuestro amado auxiliar.

¿El auxiliar abordo o fuera del barco?

Muchos navegantes apelan para guardar sus embarcaciones auxiliares a comodidades accesorias que les brindan su club o marinas. Galpones con camas y elevadores, Gomoneras en los que se estiban vertical u horizontalmente o bien remolques con los que dejan durante la semana su embarcación en seco por el módico pago de una suma o bien sin ningún cargo dependiendo de la política de servicios del club o marina.
En algunos casos los depósitos son inteligentemente operados sin esfuerzo para el propietario del auxiliar. En otros poner o quitar una embarcación requiere de varias personas para hacerlo.

A bordo el pescante, la plataforma de popa o la cubierta son lugares que permiten dejar armado el bote sin necesidad de colocarlo en un pañol del cual costará (psicológica y físicamente) mucho que salga a la luz.


Los inflables en los veleros

Muchos veleros optan por llevar un bote desarmable e inflable que desarrollan al llegar a su destino. En algunos casos excepcionales logran modelos que son fáciles de armar e inflar. En otros casos algunos compran buenos botes pero complicados de armar e inflar a bordo y finalmente ellos han de ser compañeros eternos del pañol pues no ven la luz del día porque la primera o segunda experiencia al utilizarlos ha mostrado que son más molestos que útiles al hacer balance entre armarlos y el uso.

El seguro del auxiliar

Es interesante tener asegurado nuestro auxiliar. Para ello el mismo tendrá que estar declarado a la compañía de seguros al igual que su motor si lo tuviera. De no estar declarado el seguro no se ha de hacer cargo de ninguna perdida o deterioro.

El cuidado del auxiliar

Muchas personas guardan su auxiliar en invierno. De diferentes maneras. Al llegar la época de calores deberán controlarse diversos puntos de los mismos.
Remos, Toletes, tapones, compartimientos estancos.

Toda embarcación neumática deberá mantenerse limpia y desengrasada. Las aguas estancadas atacan finalmente a los componentes con los que se construyen los botes Plásticos y telas que son también influidos por el sol por lo que conviene que los auxiliares estén cubiertos cuando no se utilizan. Y preferentemente fuera del agua por iguales razones. El lavado se hará con agua y jabones desengrasantes fregando con cepillos suaves y enjuagando abundantemente. Los objetos punzantes en los neumáticos deben ser cuidadosamente manejados. Muchos son los casos de botes semi hundidos por el error de sus propios dueños al manejar puntas o filos.

En inflables el kit de reparación debe ser un equipo obligatorio a bordo de la nave principal. El mismo adecuado al material del bote inflable.

Los remos en los auxiliares

Los motores fallan cuando menos se lo espera. Por ello toda salida en auxiliar ha de tener el respaldo del equipo de remos. Por otro lado mas de una vez es posible recorrer idílicos arroyos o placidas playas de barro o arena simplemente remando y en silencio como un placer mas que la navegación nos permite. Bajo ciertas circunstancias de objetos sumergidos y bajas profundidades un modo de proteger la hélice de nuestro motor auxiliar es navegar remando.

Dentro de la navegación deportiva y de crucero es altamente recomendable disponer de un auxiliar a la hora de mirar el confort. Seguramente involucra un trabajo más pero a la vez nos otorga posibilidades de disfrute que de otro modo nos veremos privados.
Cada capitán deberá hacer su balance y ver su saldo final.


 
Veleros Nuevos
Veleros Ocasión
Calendario
Noticias
Meteo
Consultorio
  Foro
Puertos
Fotomatón
SailingTube
Test PER
SailingTV
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Son productos de:
Logo Ediciones Foro Digital
Logo BikeZona Logo BikeZonaTV Logo FitnessZona Logo SailingZona

© 2008 Copyright Ediciones Foro Digital S.L. | Aviso legal | Publicidad | Enlázate | Sugerencias | Webmaster